Formato carta de porte

El formato de una carta de porte debe ser el correcto, a fin de que tenga la validez necesaria en cada país, pues en caso de circular con una carta en estado irregular, o no tenerla, podría conllevar serias multas de tráfico. Por tanto podemos redactar la carta de porte partiendo de la información y la plantilla que podemos encontrar en esta sección.

Un modelo de carta de porte es un documento que certifica, ante cualquier autoridad facultada para exigirla, que se ha contratado el transporte de una mercadería. Hay que tener en cuenta que una carta de porte aunque se parezca a una carta de autorización no es lo mismo.

En algunos países este tipo de documento no suele exigirse para el caso del transporte terrestre, si bien hay códigos de comercio que obligan a suscribirla.

En el Derecho marítimo se considera necesario para el transporte de mercancías tanto que se suscriban pólizas de fletamento como de conocimiento. En el Derecho aeronáutico se emplea el documento llamado en el “conocimiento aéreo”.

En general, las cartas de porte deben contener el nombre del propietario de los efectos o el del transportista y el de la o las personas a quienes se deben entregar los mismos, el lugar donde debe hacerse la entrega (ciudad y dirección). Igualmente, se debe estipular el valor del flete que se causa. En algunas cartas de porte también se determina el plazo de entrega de los bienes transportados.

Aunque algunas legislaciones no lo disponen expresamente, puede estipularse en estos documentos que se emiten “a la orden”, es decir que son transmisibles por endoso. En consecuencia, una carta de porte puede considerarse como un título a la orden.

En el caso del conocimiento marítimo, éste puede ser a la orden o al portador. En el conocimiento aéreo puede ser el portador, a la orden o nominal.

Las grandes empresas suelen extender formularios previamente diseñados e impresos por el empresario que efectúa el transporte de las mercancías. Las empresas especializadas en el movimiento de carga terrestre formalizan la contratación con una guía de carga, en la cual se consignan la identificación de la empresa transportista, con su nombre y número de inscripción en los registros especiales previstos para este fin; la identificación del contratante del servicio, ya sea destinatario o remitente; las matrículas de los vehículos en los que se transporta la carga; la identificación del conductor del vehículo; los datos sobre origen y destino de la carga; el tipo de carga que se transportará; la fecha y hora de la toma de la carga, y el precio convenido por el transporte que se realiza.

La carta de porte documenta el contrato de transporte y, en general, se extiende por duplicado, con vía para el cargador y el transportador.

Mediante la carta porte un cargador tiene derecho y acción para cobrar el importe de los fletes pactados.

Este tipo de documento tiene el valor probatorio de un documento privado, y sólo admite prueba en contrario en dos casos:  por falsedad o error involuntario de redacción.

Por otra parte, la carta de porte constituye un título representativo de los bienes transportados. El tenedor de la misma tiene la disponibilidad material de los bienes que transporta, mientras que su poseedor es quien tiene derecho a reclamar la entrega de los mismos.



Escribe un nuevo comentario

Su dirección de email no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con el símbolo *