Emplealia.net
Descarga aquí plantillas premium para currículum vitae

Lenguaje corporal importante para la entrevista

Uno de los aspectos que los entrevistadores más analizan es el lenguaje corporal en una entrevista de trabajo. La entrevista de trabajo comienza en el momento en el que el candidato entra por la puerta de la empresa. Se recomienda observar el ambiente de trabajo y relajarse.

El saludo es un momento de gran importancia. Se debe saludar a la persona que va a entrevistar llamándolo por su nombre, si se conoce, y agradeciéndole que haya tenido la amabilidad de recibir al candidato. Es importante mirar a los ojos y estrechar la mano de forma franca y segura. La primera impresión es decisiva.

Se debe hablar asertivamente sobre los logros y los resultados conseguidos en vez de limitarte a describir funciones simplemente. Es importante que el entrevistador vea que la persona se implica en su trabajo.

Hay que mostrar un fuerte tu nivel de sinceridad y confianza en sí mismo.

Es posible que el entrevistador haga preguntas para valorar las competencias del candidato, para saber cómo es, qué sabe hacer, qué puede hacer. Se recomienda no gesticular en exceso ni hablar ni rápido ni alto, todo lo cual se asocia con mala educación, inseguridad y vulgaridad. Es estos supuestos el candidato no interesa.

El entrevistador querrá saber  sobre reacciones pasadas en anteriores puestos de trabajo para valorar sentido de la responsabilidad, capacidad de adaptación, iniciativa, capacidad de planificación u organización. Todo lo cual se debe referir en forma justa sin que dé la impresión de que el candidato se va por las ramas o inventa, es fundamental mirar a los ojos y procurar una complicidad que predisponga al entrevistador para entender lo que el entrevistado le intenta transmitir.

Mostrar una buena motivación podrá compensar carencias de formación o de experiencia en su caso.

Es importante saber escuchar y dejar al entrevistador que dirija él la entrevista, de lo contrario podrá sentirse ofendido, saber escuchar muestra a la persona como centrada y sensata, inteligente y colaboradora.

La expresión tanto verbal como corporal debe ser clara, concisa y estructurada. El candidato se debe esforzar por terminar todas sus frases y no responder con monosílabos; al igual que no debe dar explicaciones innecesarias, ni tampoco hacer comentarios, ni gestos, ni expresiones que denoten juicios de valor, aventurados o no.

Utilizar palabra como reto, experiencia, objetivos, futuro, compromiso, eficacia o proyecto y responsabilidad, utilizadas convenientemente y sin abusar, tendrán una fuerza especial; y a las palabras acompañan los gestos y la actitud de quien las pronuncia.

Se deben erradicar las jergas y argot, los “vales”, los "peros", "además"; totalmente prohibido “me entiendes” o “me comprendes”. Hay que cuidar la corrección en el habla, la educación y el respeto, tanto a las personas como a antiguos trabajos y empresas, superiores o compañeros, totalmente prohibido también las críticas y el lenguaje gestual que las acompaña, ya que esto hará pensar al interlocutor que está ante una persona algo complicada.

Se debe dar imagen natural y de confianza en sí mismo, sin adoptar posturas prepotentes ni tampoco ingenuas. En el equilibrio está la virtud.

Es normal estar algo nervioso, pero en una entrevista de trabajo no está bien estar constantemente moviendo las piernas, tocándose el cabello o jugando con un bolígrafo; los entrevistadores entenderán el nerviosismo, pero no perdonarán un mal comportamiento.



Recuerda que tenemos plantillas premium en oferta para elaborar tu currículum


Escribe un nuevo comentario

Su dirección de email no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con el símbolo *


Descubre nuestras plantillas de currículum premium