Emplealia.net

Cómo destacar por el lenguaje empleado

Una entrevista de trabajo puede ser un momento de ansiedad para algunas personas, mientras para otros es la oportunidad perfecta para demostrar las capacidades escritas en su CV y obtener el puesto laboral deseado. Todo depende del cristal con que se mire y de lo preparados que estemos para la ocasión.

Triunfar en una entrevista de trabajo no es cuestión de suerte. Es la suma de varios elementos que influyen poderosamente para que el candidato pueda lograr el objetivo deseado. Es cierto que hay ocasiones en las que pueden haber circunstancias que se escapen de nuestras manos, pero el mayor porcentaje de lo que ocurre tras la puerta del lugar donde se está llevando a cabo una entrevista de trabajo recae sobre el candidato.

Siempre hay otra opción

En caso de que ya hayas pasado por esto muchas veces y estés harto, puedes hacer dos cosas: aprender a ganar dinero con algunos de estos métodos de Gananci -así podrás ser independiente y laborar bajo tus propias reglas-. O también puedes recolectar herramientas y recomendaciones para que tu próximo encuentro con un reclutador pueda ser más exitoso.

Que hayas tenido problemas en entrevistas de trabajo en el pasado no quiere decir que no sepas hacerlas o que estás destinado a fracasar en ellas. Esto no es cierto, siempre hay oportunidad para mejorar y en caso de que no sepas cuales son los errores que estás cometiendo, una de las mejores cosas que puedes hacer es un pequeño viaje al pasado para conocer qué fue lo que estuvo mal y así aprender de tus propios errores.

Uno de los aspectos en los cuales muchos candidatos flaquean es en el uso del lenguaje y normalmente no lo saben porque están tan acostumbrados a comunicarse de una manera específica -al igual que su entorno- que no saben que hay mejores maneras de hacerlo.

Es importante el uso del correcto lenguaje durante las entrevistas de trabajo y además durante todo el ejercicio de la carrera y durante todos los aspectos de tu vida debido a que este crea. El lenguaje crea cambios a tu alrededor -y en ti mismo-. El es la principal forma de comunicación -no estamos hablando solamente de las palabras- y, por si fuera poco, si algo no puede ser nombrado, no existe.

Recomendaciones para destacar

 

Por todas estas razones, lo que encontrarás a continuación son algunas recomendaciones para que tu lenguaje sea una de las herramientas que tengas a la mano para ayudarte a destacar sobre cualquier otro candidato en una entrevista de trabajo:

- Como el lenguaje no es solamente la palabra hablada sino mucho más, es importante que des una buena primera impresión desde que entras. Un apretón de manos firme -equilibrado-, una sonrisa y una postura segura son vitales para empezar este proceso con buen pie.

Quizá puedas sentirte un poco nervioso, pero recuerda que esta persona vio cierto potencial en ti -a través de tu CV- así que no importa contra cuántos estés compitiendo, debes ser el primero en pesar que tienes todo lo necesario para hacerte con la vacante.

- El lenguaje corporal engloba los gestos que haces, tu mirada, el movimiento de las manos y más. Así que trata de mantenerte lo más quieto posible -dentro de los límites de la naturalidad-. Los movimientos repetitivos y rítmicos de las manos y piernas denotan nerviosismo, lo que delataría para el entrevistador que no te sientes del todo preparado.

Puedes usar tus manos para darle fuerza al mensaje que quieres trasmitir. Solo ten presente que la gestualización extrema normalmente distrae a la otra persona del mensaje que estás diciendo.

- Al escuchar asiente con la cabeza, así le estarás diciendo a tu interlocutor que estás escuchando, entendiendo y sin necesidad de interrumpirlo.

- Siempre haz contacto visual con la persona con la que estás hablando. Evita principalmente mirar tus manos, zapatos o peor aún: desviar la mirada cuando tu interlocutor quiere establecer contacto visual contigo. Esta es una clara señal de inseguridad.

- Cuando estés en una entrevista de trabajo no hables bajo ninguna circunstancia mal de tu último trabajo o jefe. Prefiere ser más diplomático si se te pregunta acerca de eso. Si empiezas a quejarte o a despotricar acerca de tu empleo anterior, tu superior o compañeros, es el equivalente a hablar mal de tu ex en una cita con un nuevo interés romántico.

- Un reclutador -y cualquier persona interesada en la mejora y la excelencia- aprecia el lenguaje desde lo positivo. Es decir, en vez de hablar acerca de las cosas que no te gustan, prefiere referirte a lo que te agrada.

En vez de señalar solamente los problemas a los que has tenido que enfrentarte en tus trabajos previos, habla de lo que hiciste para mejorar esas situaciones, por ejemplo.

- Habla con un tono de voz fuerte y claro. Hablar claramente evitará las confusiones e incrementará la fluidez en la comunicación.

- No tengas miedo de hablar bien de ti, aprovecha ese momento para venderte -sin dejar de lado la humildad-. El objetivo es que puedas comunicarle a tu entrevistador por qué eres tú la mejor elección que él o ella pueden hacer para la vacante que tienen disponible.

Otras técnicas que te pueden ayudar en este punto están en este artículo de Gananci.

Sobre el Autor:

 

 

Soy Andrés Gananci, un emprendedor y aventurero apasionado de la vida. Fundé mi primer negocio online con tan sólo 17 años. 12 años después, sigo viajando por el mundo mientras trabajo desde casa.

 

Editor de gananci.com

 

También puedes encontrarme en Facebook y Gmail   



 




Escribe un nuevo comentario

Su dirección de email no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con el símbolo *